14 marzo 2014

Milhojas de bacalao, revuelto y patatas



Milhojas de bacalao, revuelto y patatas

Milhojas de bacalao, revuelto y patatas

Milhojas de bacalao, revuelto y patatas

Tras los menús de Carnaval, ricos en carnes y embutidos, el miércoles de ceniza da paso a cuarenta días (hasta el Domingo de Resurrección) donde la gastronomía se vuelve más liviana y austera, aunque no por ello menos sabrosa y nutritiva.


  En Cuaresma, la carne pasa a un segundo plano en la gastronomía y cede el protagonismo a alimentos como el pescado, las verduras o los dulces. Platos más ligeros acordes con la tradición cristiana de preparar el cuerpo y el alma, mediante la abstinencia, para celebrar la Pascua de Resurrección. Y es que 
la carne siempre ha sido uno de los alimentos más valorados, por su sabor y sus propiedades nutritivas y suprimir la ingesta de ésta durante la Cuaresma era una forma de hacer una pequeña penitencia, y de esta manera, el pescado se convirtió en el mejor alimento para suplir el aporte nutritivo de la carne.

  Luego, la tradición de no comer carne se centró en el miércoles de ceniza y en los viernes.
  Aunque hace años que las restricciones en la mesa son, para la mayoría, una curiosa tradición, lo cierto es que, en buena parte de España, aún siguen muy vigente costumbres como cocinar platos con pescado –sobre todo, con el bacalao- o endulzar las comidas con postres hechos a base de miel, levadura, harina y vino.

  Las patatas y el bacalao son una perfecta combinación y de ello dan fe los diversos platos elaborados con ambos ingredientes.

  Estas milhojas combinan esa pareja perfecta con huevos revueltos y cebolla caramelizada, es una receta muy sencilla y en no demasiado tiempo obtenemos un plato de lo más saludable y sabroso.

  Con esta receta participo en el 1º Aniversario del Reto de Cocineros del Mundo, donde el tema elegido ha sido Recetas que anuncian la Primavera.

Ingredientes:
  • 400 gr. de bacalao desalado y sin piel
  • 1 cebolla grande
  • 2 huevos
  • 2 patatas grandes
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • perejil 
  • sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • Un poco de pimentón dulce o picante para decorar
Elaboración:
Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas gruesas de 1 cm aprox. de espesor. Les ponemos sal y las confitamos en una sartén con aceite de oliva, cocinándolas a fuego lento, hasta que estén tiernas y doradas. Las retiramos y reservamos.

Picamos la cebolla en juliana y la confitamos también en el mismo aceite, junto al azúcar, un pelín de sal y el jengibre. Hacemos lo mismo con los ajos, que previamente habremos laminado.

Cortamos el bacalao en porciones individuales y lo añadimos a la sartén, cocinándolo a fuego medio, hasta que se haga.

Mientras tanto, ponemos una cucharada de aceite en otro sartén y echamos los huevos previamente batidos, haciendo un revuelto hasta que se cuajen.


Milhojas de bacalao, revuelto y patatas. Elaboración

Montamos las milhojas poniendo en la base una patata, encima un poco de revuelto, sobre éste una porción de bacalao y decoramos con la cebolla, el ajo laminado y un poco de perejil picado.
Esparcimos un poco de pimentón para decorar y servimos bien caliente.


Milhojas de bacalao, revuelto y patatas, emplatado

Milhojas de bacalao, revuelto y patatas




Blogging tips