02 junio 2013

Rebujaítos de cidra



Receta añadida de Monasterios y conventos donde podeís encontrar recetas deliciosas .Estos dulces realmente saben a gloria.Su masa queda finamente crujiente y hace constraste con el dulzor y textura melosa de la cidra,todo un deleite para el paladar.


Ingredientes:
  • 500 g de almendras molidas (casi en polvo)
  • 3 yemas y 1 huevo entero
  • 750 g de azúcar
  • La raspadura de un  limón y el zumo de medio limón.
  • Cabello de ángel
  • Azúcar glass.
  • Coco rallado

Preparación:
Se preparan 150 g de azúcar y se prepara un almíbar con un poco de agua, basta que se deshaga el azúcar y hierva unos minutos para que esté listo.

Se mezcla en un cuenco la harina de almendra con los 350 gramos de azúcar restantes, y se añade la raspadura del limón y el zumo del medio limón. A continuación, se practica un pequeño agujero en el centro de la mezca y se echan en él las tres yemas y el huevo entero.

Se vierte alrededor del resto de la mezcla, sobre la pared del cuenco, el almíbar muy caliente, con cuidado de que no toque las yemas y el huevo, por que cuajarían. Después de dejarlo unos instantes para que se absorba, se mezcla todo.

Se deja reposar la masa al menos una hora, pero también se puede dejar de un día para otro. Si la masa está blanda, hay que añadir un poco de harina de almendra.

Se forma una porción de masa y se aplasta con el rodillo hasta alcanzar los tres o cuatro milímetros de grosor. Se pone sobre la masa una porción de cabello de ángel muy escurrido del tamaño de una nuez, a continuación, sobre la masa donde se ha puesto el relleno, se coloca otra capa de masa del mismo grosor. Con un molde cortamos ambas capas con el cabello de ángel en el centro.

Cuando estén cortados todos los dulces, se meten en el horno que debe estar muy fuerte, ya que se trata de darles un sofocón.

Una vez fuera del horno, se rocían de azúcar glas con un colador de té, o si se prefiere, se dejan su color natural o espolvoreamos con coco rallado.
Blogging tips