22 mayo 2013

Bassbousa


Pastelitos de origen árabe,con base de sémola fina y delicioso sabor a coco.Ideales para acompañar un buen té con menta.






Ingredientes: (Para un molde de 23 x 33 cm aprox)

Masa:
  •  800 gr de sémola fina.
  •  340 gr. de mantequilla derretida en caliente.
  •  312 ml de leche entibiada.
  •  225 gr de azúcar.
  •  100 gr de coco.
  •  1 cucharilla levadura Royal.
  •  1 pizca de sal
  •  Almendras enteras para decorar. 
Para el almíbar: 
  •  250 ml de agua.
  •  400 de azúcar.
  •  2 cucharadas de zumo de limón.

PREPARACIÓN:

1 En primer lugar preparamos la masa de la Bassbousa.
Para ello, templamos la leche y derretimos la mantequilla.
En un bol grande depositamos la sémola y la sal, mezclamos bien y sobre ella volcamos la mantequilla derretida bien caliente. Mezclamos bien con ayuda de una cuchara, hasta que toda la sémola quede impregnada de la mantequilla.
Cuando lo tengamos todo bien mezclado añadimos la leche templada y mezclamos hasta que quede bien absorbida.
2 Añadimos ahora el azúcar, el coco y la levadura. Mezclamos bien con ayuda  primero de una cuchara y luego de las manos. Debemos obtener una masa densa pero blanda. Que al cogerla con las manos la masa se escape entre los dedos.
3 Enmantequillamos una fuente de pyrex (yo la forré también con papel de horno) y depositamos sobre ella nuestra masa. Nivelamos y cortamos toda la preparación en cuadraditos, que decoramos con una almendra entera en el centro de cada uno de ellos.
Cubrimos con un trapo y dejamos reposar media hora.

4 Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

Mientras la masa reposa, preparamos el almíbar, que debe encontrarse frío cuando lo vertamos sobre la Bassbousa caliente.   

5 Ponemos en un cazo mediano el agua al fuego. Vertemos sobre ella el azúcar y removemos constantemente hasta que se haya disuelto.
Cuando rompa el hervor añadimos las dos cucharadas de zumo de limón, removemos bien y dejamos hervir a fuego alto unos 5 minutos.

Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

6 Seguimos ahora con la masa.
Transcurrida la media hora, introducimos la preparación en el horno, durante unos 45 minutos o hasta que esté bien doradita.

Sacamos y vamos vertiendo el almíbar frío sobre la preparación caliente poco a poco. Parece que no lo absorberá, pero poco a poco lo irá empapando. Yo no uso todo el almíbar, con unos 3/4 partes es más que suficiente para mi gusto, pero vosotros veréis.


Se sirve frío, cortado en cuadraditos, como pequeños dulces.
Blogging tips